goto content


h1 Title Imprimir


Título   Película: Hwang Jin-yi
Una Hwang Jin-yi muy diferente
Historia de la Más Querida Gisaeng de Corea
que Ayuda a Reunir a la Nación Dividida
Hwang Jin-yi” podría ser la película más esperada del año, y por una buena razón. Basada en una novela del famoso escritor Norcoreano Hong Sok-jung, para un director Surcoreano obtener, simplemente, los derechos de autor necesarios, fue en sí mismo un logro monumental, tanto para el cine Coreano como para la reconciliación intra-Coreana. El drama histórico/historia de amor, representa el regreso detrás de la cámara, para el director Chang Youn-hyun, cuya última película fue “Some” (Algunos) en 2004, y un salto a la pantalla cinematográfica para la, durante mucho tiempo, reina de la televisión y de la publicidad, Song Hye-kyo. La película promete también poner un giro totalmente nuevo en la legendaria Hwang Jin-yi, una de las figuras históricas más dramatizadas de Corea. Algunos críticos, incluso, esperan que la película sea la culminación de un género totalmente nuevo del cine Coreano, el llamado “nuevo drama histórico”.

Tan esperada es la película que, de hecho, ya está atrayendo intenso interés en el extranjero, con sólo el póster conduciendo las ventas anticipadas de la película en el Sudeste Asiático.
Hwang Jin-yi, ¿la Cara que Reunió a las Dos Coreas?
Hwang Jin-yi, por supuesto, es sobre la legendaria gisaeng Coreana, o cortesana, del mismo nombre. Las G i s a e n g, al ser tan cultas y dotadas artísticamente, como hermosas y encantadoras, se han mantenido durante mucho tiempo en la imaginación colectiva Coreana, y Hwang ha sido, con diferencia, la más idolatrada (y quizás idealizada) de un grupo, ya sumamente célebre, de mujeres extraordinarias. Esta artista/poeta/amante, que vivió, aproximadamente, entre 1520 y 1560, fue especialmente célebre por su belleza (aunque algunos dicen que ésto puede haber sido exagerado), su encanto, su inteligencia, su impresionante lista de supuestos amantes y, por supuesto, su innegable talento literario. Si Sin Saimdang, la madre del renombrado erudito de Joseon, Yi Yul-gok, fuese la proverbial “chica con la que le gustaría casarse”, entonces Hwang Jin Yi sería la chica con la que le gustaría citarse antes (o después, como las buenas costumbres sociales permitían). Después de todo, quién podía resistirse a un verso como:
Respectable Byuk Kye-soo, do not boast of leaving so early.
(Respetable Byuk Kye-soo, no presuma de marcharse tan pronto).
When you venture out to the sea, it will be difficult to return.
(Cuando Vd. se aventure en el mar, será difícil regresar).
The full bright moon above the empty mountain, how about staying here to rest.
(La brillante luna llena sobre la montaña vacía, qué tal si se queda aquí para descansar).
Si la cara de Elena de Troya echó al agua mil barcos, la reputación y la poesía sijo (tres versos) de Hwang, ha creado mil novelas, películas, series de televisión y anuncios publicitarios. Nada más obvio es ésto que en el presente, en donde Hwang ha sido el tema de, no sólo esta importante película, sino también de un popular drama televisivo, protagonizado por la actriz de postín Ha Ji-won, emitida en la KBS a finales del año pasado.

Pero con el próximo estreno de la versión cinematográfica de “Hwang Jin-yi”, esta actriz de origen humilde, podría convertirse, también, en la cara que ayudase a reunirse más cerca a las dos Coreas –separadas por la ideología y la historia desde 1945-.

La “Hwang Jin-yi” de Chang está basada en una novela de Hong Suk-jung, el nieto del renombrado novelista Coreano Hong Myong-hui, autor de la famosa serie de novelas Im Kkok-jong, quien desertó de Corea del Norte después de la liberación de Corea del dominio colonial Japonés. Así, como la novela de Im Kkok-jong representó un avance importante en las relaciones inter-coreanas, cuando, en 2005, una editorial Surcoreana se convierte en la primera en tener la honra de los derechos de autor de Corea del Norte sobre la obra, la novela “Hwang Jin-yi” se convirtió en la primera novela Norcoreana en ganar un premio literario en Corea del Sur, cuando fue premiada con el prestigioso Premio Manhae, en 2004 (ésto no detuvo al autor, de 64 años, de demandar a una editorial Surcoreana, en 2005, por publicar su obra sin permiso).
La novela de Hong –y finalmente la película de Chang- considera a Hwang Jin-yi a través de un prisma muy diferente del que la mayoría de los Surcoreanos están familiarizados. En el Sur, se hace hincapié en clasificar a Hwang como a una artista y cortesana, prestando especial atención en su supuesto romance con el gran erudito del siglo XVI, Seo Gyeong-deok. La Hwang Jin-yi de Hong y de Chang, sin embargo, trata su relación con Seo sólo como un breve interludio en una vida llena de mayor significado, en un mundo que estuvo erizado de barreras de clase y de género. Ella es una mujer que, según el relato de Hong, rechazó voluntariamente una vida como noble para vivir como una esclava (como eran legalmente definidas las gisaeng en aquella época), cuyo amor verdadero no fue parte de la poderosa élite aristocrática, sino un esclavo de cuna humilde. Para Hong, Hwang fue más que sólo una cortesana y un símbolo sexual –ella fue una revolucionaria social-.

Para conseguir hacer esta película, Chang eligió, ciertamente, el camino menos habitual. Una suma, sin precedentes, de cooperación de ambos lados de la DMZ, se invirtió en producir la película. En 2003, Siz Entertainment comunicó oficialmente a Hong, el deseo de la compañía de producir una versión cinematográfica de su novela. Chang cooperó muy estrechamente con Hong en la realización de la película, incluso yendo a Pyongyang —algo que todavía no es fácil para un Surcoreano-, para encontrase con Hong en junio de 2006, y expresar su determinación de mantenerse fiel a la obra del autor. A través de Hyundai Asan y del Cuerpo Oficial de Cooperación Inter-coreana de Corea del Norte, Chang trabajó incansablemente para tener partes de la película rodadas en Corea del Norte –las partes fueron firmadas finalmente en las Montañas Geumgang, aunque las escenas para ser rodadas en la famosa Cascada Pakyon de Kaesong tuvieron que ser creadas en otro lugar, debido a las dificultades políticas, como consecuencia de la prueba nuclear de Corea del Norte del año pasado-.

Pero en abril, los portavoces relacionados con la película, dijeron que los productores del filme estaban tanteando discretamente a los Norcoreanos sobre celebrar un pase de preestreno en la ciudad Norcoreana de Kaesong. A fecha de hoy, no ha habido respuesta de los Norcoreanos, pero si ellos están de acuerdo, “Hwang Jin-yi” sería sólo la segunda película Surcoreana en ser admitida para un pase en Corea del Norte. La primera fue “Arirang,” que fue mostrada en Pyongyang en 2002 y 2003.
Atención del Extranjero
“Hwang Jin-yi” no sólo está captando la atención del mundo cinematográfico en Corea del Norte y del Sur. Armada con sólo un póster del filme en idioma Inglés, los productores de la película atrajeron bastante interés en el Mercado Cinematográfico Europeo de la Berlinale de este año. Incluso sin la ayuda de un tráiler, la película anotó pre-ventas de los caldos de cultivo de la Ola Coreana, tales como: Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam. La película –esta vez armada con un avance de 3 minutos-, atrajo también una buena respuesta en el Mercado Cinematográfico de Hong Kong, en marzo.
Es más, la coproductora Cine2000 dijo a la prensa local, que los portavoces del cine Europeo dijeron que el filme recibió la debida consideración en Cannes. Como alternativa, podría verse venir un puesto en el Festival Cinematográfico de Venecia, en agosto, para el estreno internacional de la película.
Song Hye-kyo Transformada
Hwang Jin-yi no es la única en conseguir un cambio de imagen en la película. Interpretando el papel principal está Song Hye-kyo, la talentosa joven actriz, célebre por sus muchos papeles en la televisión Coreana. Para algunos, su elección para interpretar a Hwang vino como algo de sorpresa. Después de todo, la imagen de Song, hasta este momento, era la de una linda muchacha joven –énfasis en lo de linda-, de ninguna manera el de una fuerte –resoluta, carismática y sofisticada cortesana, empeñada en romper todas las reglas sociales. La transformación de Song desde una mera chica a toda una mujer, es, de hecho, quizás el mayor punto de intriga para muchos espectadores Surcoreanos que aguardan el filme. Sobre ésto, el Presidente de Cine 2000, Lee Chun-yeon, dice: “La transformación de Song fue tan grande que es misteriosa... Poniendo todo su cuerpo y espíritu en ello durante un año, ella cambió completamente todo, desde el tono de su voz hasta su aspecto”.

Además, interpretando un papel principal en la película, está Yoo Ji-tae, una estrella en alza, más célebre, internacionalmente, por su trabajo en “Old Boy” (Muchacho Viejo) de Park Chan-wook, y también fue votado Actor Mejor Vestido de 2006, en los 4º Premios del Mundo de la Moda de Corea. Las transformaciones son lo esencial para Yoo, el antiguo modelo a tiempo parcial, que dedica su tiempo no sólo a actuar, sino también a dirigir y producir cortometrajes y teatro. Yoo interpreta el papel de Nomi, el sirviente que es el primer amor de Hwang.
Escrita por Robert Koehler
Fotos cortesía de DearYou Entertainment
Artículo cortesía de la revista SEOUL
Fecha 28-09-2007

Menú Rápido

Reservas

EL SABOR DE COREA

La Armonía de Sabores